viernes, 25 de mayo de 2012



El periodista Carlos de Prada acaba de publicar La Epidemia Química (Ediciones i) un libro, donde desvela el brutal alcance de los daños que se producen en el ámbito de la polución química
El autor trata de movilizar ala sociedad sobre uno de los más grandes retos que está afrontando y en los que la Humanidad se está jugando demasiado. Carlos de Prada, es un viejo amigo de Vida Sana. Un investigador luchador, un defensor de la vida infatigable. Todos sus escritos merecen la pena ser leídos. Son una fuente de información para vivir lo más alejados posible de grandes peligros que nos acechan en  nuestro día a día.
¿Qué es ”La epidemia Química”?
La Epidemia Química es un contundente “Yo acuso” que denuncia el alcance de los daños que la contaminación química cotidiana está produciendo en países occidentales como España. En estos momentos y aunque la sociedad, en general, se está comportando como si no pasase nada, se está extendiendo una gran epidemia que estáaenfermando a  miles de personas. Es la epidemia que está causando la contaminación química. El aire interior de nuestras casas, nuestras aguas, nuestros alimentos…están repleto de contaminantes que miles de investigaciones científicas asocian a problemas de salud. Las sustancias problemáticas pueden estar en cosas que se usan cotidianamente, tales como productos de la limpieza o de aseo personal, pinturas, tejidos, ambientadores, fragancias, plásticos…Estos contaminantes los tenemos todos en nuestros cuerpos y con frecuencia pueden producir efectos a niveles de concentración delirantemente bajos. Y esto no nos está saliendo gratis. Está teniendo un gran coste sanitario. Lo están denunciando muchos científicos, pero prácticamente no se hace nada al respecto.

¿De qué problemas de salud hablamos?

No hablamos, en general, de problemas de salud minoritarios. Hablamos de algunos de los problemas más extendidos en nuestras sociedades. Además son problemas de salud que están creciendo de forma brutal en las últimas décadas coincidiendo precisamente con el incremento de la utilización de una serie de sustancias. Hablamos de cánceres, como los de mama, próstata, testículos, leucemias. Hablamos de infertilidad, asma, alergias, enfermedades autoinmunes, diabetes.  Y de otras como Parkinson, Sensibilidad Química Múltiple, endometriosis, alteraciones tiroideas, déficit de atención e hiperactividad…Muchos problemas que la ciencia ha relacionado, en mayor o menor medida, en asociación a veces con otros factores, a la contaminación química.

¿De que forma se desgrana algo tan amplio en el libro?

Por partes. En la primera parte mostramos hechos evidentes, como los estudios que han detectado centenares de contaminantes diferentes en nuestros cuerpos, así como las formas a través de las cuales esos contaminantes se generan y llegan a nosotros: zonas industriales, vertidos, residuos tóxicos, productos cotidianos que los contienen. Y después vamos mostrando cosas,  como que allí donde más tóxicos hay,  también hay  más enfermedades (como sucede en España en ciudades como Huelva) , o que las personas que más se exponen a determinadas cosas, como las que puede haber en algunos productos de limpieza, acaban teniendo incrementos de riesgo muy  notables de tener asma. O que los niños que comen comida con residuos de pesticidas a niveles bajos… tienen más riesgo de tener problemas de déficit de atención… El libro se basa en centenares de investigaciones científicas realizadas, aunque para no perder el tono divulgativo, sólo está lo básico de muchas de ellas y al final del texto hay un montón de notas para el que quiera consultar la fuente de la información. Leer “La epidemia química” es ver, de una simple mirada, el brutal impacto de la contaminación química sobre la salud humana, con sus centenares de miles de personas enfermando y muriendo. Es ver  también, de qué forma tan escandalosa estamos desprotegidos por las autoridades. Cómo se anteponen los intereses económicos particulares a los de la salud. “La Epidemia Química” enferma a la Humanidad

¿Ante tanto desastre aportas alguna salida?

Si, claro. De nada sirve mostrar un problema tan horroroso si no se muestra una solución. La parte final del libro es precisamente un llamamiento a la acción. Proponemos una ambiciosa estrategia para que la sociedad sepa dar la vuelta a esta lamentable tortilla. Hay soluciones. Funcionan. Pero es preciso que exista la voluntad política y, también que exista conciencia social del problema. En los capítulos finales damos las claves detalladamente, El objetivo  del libro es servir de inicio a un resurgimiento del activismo social en este asunto. Lamentablemente, en los últimos tiempos, a pesar de que objetivamente este debiera ser un tema central de la preocupación sanitaria y ecológica,  el interés había decaído bastante en España. Pretendemos que el tema se convierta en un clamor que haga que crezca la presión social para que las autoridades y las empresas hagan algo. Ése fue el motivo por el que el Fodesam (www.fodosaludambiental.org) nos lanzamos a esta inciativa. Es una iniciativa abierta a la que queremos que se sumen todas aquellas personas, organizaciones, e instituciones que quieran poner fin a la grave sangría de enfermedad y muerte que está suponiendo “La Epìdemia Química”. El libro pretende ser una especie de banderín de enganche, al que se sumen muchas personas que estén  de acuerdo conla estrategia contra la contaminación química que se pide al final del texto.

TEXTOS QUE RESUMEN UN LIBRO NECESARIO

La contaminación química está haciendo que enferme nuestra sociedad.- Una “epidemia química” está avanzando, con un gran saldo de enfermedad y muerte, sin que se haga prácticamente nada para combatirla. Ello pasa a lo largo y ancho del planeta y, por supuesto, también en España. Los estragos son grandes. Un porcentaje, a veces muy alto, de enfermedades muy frecuentes hoy en día…pueden tener que ver con la contaminación química. A medida que crece la toxicidad de nuestro mundo crece el número de gente que sufre cáncer, problemas inmunológicos, daños neurológicos, problemas repoductivos…Pero las alertas científicas no son escuchadas, porque los agentes patógenos que han causado esta epidemia son sustancias que representan grandes beneficios particulares para un puñado de  grandes corporaciones.
Carlos de Prada es también presidente del Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental, entidad que intenta salvar de la enfermedad y/o la muerte a muchos miles de personas luchando contra una de las más grandes lacras de nuestro tiempo: los efecto sanitarios y ambientales dela contaminación química cotidiana. Según miles de investigaciones científicas mucho cáncer, la infertilidad, asma, enfermedades autoinmunes, los problemas cognitivos de los niños, la diabetes…y otros males que tanto crecen en incidencia en nuestras sociedades pueden deberse, en mayor o menor medida, a contaminantes químicos. Sustancias que todos tenemos ya  en nuestro cuerpo y que están en el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos, el polvo de nuestras casas, proceden de pesticidas, vertidos, o incluso de compuestos que se añaden a pinturas plásticos, cosméticos, productos de limpieza del hogar o de aseo personal… y no se está haciendo nada para prevenir las consecuencias. El Fodesam no está dispuesto a tolerarlo y con sus acciones pretenden contribuir a crear un fuerte movimiento social al que pueden unirse todas las personas  y organizaciones que quieran. 
Desde aquí yo os pido a los lectores que seaís una de esas personas.


No hay comentarios: