miércoles, 25 de agosto de 2010

La unión hace la fuerza

El reino animal está lleno de ejemplos y actitudes de las que podríamos aprender los humanos. Esto es lo ocurriría si nos uniéramos en contra del impositor, del dictador, cuando quieren perjudicarnos. MIrad el vídeo hasta el final. Este es sólo un ejemplo de como la unión hace la fuerza.

sábado, 21 de agosto de 2010

GAUDÍ

Que Gaudí fue católico practicante y devoto no cabe la menor duda y que algunos de los símbolos utilizados por el genial arquitecto son cristianos, tampoco (M de María, cruces, etc.). Ahora bien, existen otros símbolos en su obra que exceden el ámbito de la simbología católica y su explicación no puede reducirse estrictamente a ella. Lo que realmente sorprende es que una personalidad católica ortodoxa como la suya, en principio, utilizase símbolos que tenían significados muy concretos fuera del cristianismo y carecían de ellos en el interior de la ortodoxia romana.
Así pues, podría decirse que Gaudí experimentó una vía autónoma en el terreno de la espiritualidad, situada, eso sí, dentro de la ortodoxia católica, pero con una práctica que iba más allá del catolicismo. Y es que en las construcciones gaudinianas abundan signos y símbolos que son patrimonio de determinadas sociedades secretas.
Todos los biógrafos de Gaudí coinciden en señalar que durante su juventud, el arquitecto sintió interés por las ideas sociales avanzadas de Fourier y Ruskin, además de mantener relaciones con los movimientos sociales más avanzados de la época. Su amistad con socialistas utópicos y anarquistas relacionados con los medios masónicos, que se evidencia en sus primeros trabajos, da pie a pensar que fue quizá en estos medios en donde Gaudí contactó con una logia. Incluso se sabe de su pertenencia a curiosas asociaciones de excursionismo de la época (cuya finalidad iba más allá de las simples salidas y meriendas campestres).
Algunos de sus biógrafos argumentan que Gaudí fue masón y que algunas de sus obras como ''La Sagrada Familia'' y el Park Güell contienen múltiples símbolos de la masonería. El escritor Josep Maria Carandell analiza en su libro ''El Parque Güell, utopía de Gaudí'', una gran cantidad de detalles de clara raíz masónica y rechazael argumento de falta de pruebas, ya que se trataba de una organización secreta ''probablemente relacionada con la masonería inglesa''. Pero Carandell no es el único que retrata a Gaudí con una luz no precisamente católica. El primero en apuntar hacia la masonería de Gaudí fue el escritor anarquista Joan Llarch, en el libro ''Gaudí, una biografía mágica''. Llarch asegura que Gaudí, a lo largo de sus excursiones por la montaña, habría ingerido el hongo alucinógeno ''Amanita Muscaria'', que tiempo después colocaría como adorno en una de las casitas situadas a la entrada del Park Güell. Al parecer, este hongo provoca estados alterados de conciencia y el tránsito hacia otra realidad. ¿Sería en ese estado en el que Gaudí habría ''alucinado'' las formas características de su arquitectura? Eduardo Cruz, otro de sus biógrafos, asegura que fue Rosacruz, y algunos otros insinúan incluso que tuvo tendencias panteístas y ateas.
Los detractores de estas teorías aseguran que un cristiano como Gaudí no podía ser de ningún modo masón, ya que a la francmasonería no le importa la llamada otra vida del alma, pues cree que ni es hombre el cuerpo muerto, ni lo es el alma. De ahí la contradicción con la doctrina católica que cree en la trascendencia y la resurrección de la carne.
Lo cierto es que, teniendo en cuenta las contradicciones señaladas, se observan dos etapas diferentes en la vida de Gaudí. Por una parte tenemos a un Gaudí que en su juventud vivió en un ambiente saturado de miembros de sociedades secretas e iniciáticas (cuya compañía nunca terminó de abandonar por completo, tal y como lo demuestra la amistad con el pintor uruguayo y notorio francmason neopitagórico Joaquim Torres García). Y por otra, tenemos a un Gaudí que en su madurez, con el paso de los años, fue acentuando su catolicismo, interiorizándolo cada vez más. El arquitecto se fue transformando en un místico, al margen de cualquier obediencia, rito o disciplina.

SÍMBOLOS MASÓNICOS EN GAUDÍ
En la obra de Gaudí se hallan innumerables ejemplos de simbología esotérica relacionada con la masonería, la alquimia y el hermetismo. Éstos son sólo algunos de los más destacados:

HORNO DE FUSIÓN O ATANOR
El horno de fusión o atanor es el instrumento más característico de un laboratorio alquímico. En el Park Güell, sobre la escalinata de la entrada, nos encontramos con una estructura en forma de trípode que en su interior contiene una piedra sin desbastar, en bruto, perpetuamente mojada por un pequeño surtidor. Este elemento representa la estructura básica de un horno de fusión alquimista y es una copia del modelo que aparece en un medallón del pórtico principal de la catedral de Notre-Dame de París.
Básicamente, el atanor consta de una envoltura exterior compuesta de ladrillos refractarios o cemento. Su interior está lleno de cenizas que envuelven el "huevo filosófico", la esfera de vidrio en cuyo interior se halla la materia prima o piedra sin desbastar. Un fuego situado en la parte interior es el encargado de calentar el huevo, pero no directamente, ya que es difuminado por las cenizas.
La alquímia, además de una técnica espiritual o forma de mística, se basaba también en el trabajo sobre minerales y operaciones físicas concretas y se caracterizaba por la equivalencia o paralelismo entre las operaciones del laboratorio y las experiencias del alquimista en su propio cuerpo. De esta manera, el atanor representaba la reproducción del cuerpo, el azufre era el alma, el mercurio era el espíritu, el sol el corazón y el fuego la sangre.
Las etimologías de la palabra atanor son dos: por un lado derivaría del árabe "attannûr", horno y por otro procedería de la palabra griega "thanatos", muerte, la cual, precedida de la partícula "a", expresaría el significado "no muerte", es decir, vida eterna, etc.

LOS TRES GRADOS DE PERFECCIÓN DE LA MATERIA
Aquí hacemos referencia a la piedra en bruto que se encuentra en el interior del atanor. La piedra sin desbastar representa el primer grado de perfección de la materia, el segundo grado viene representado por la piedra desbastada en forma de cubo, y en tercer lugar un cubo acabado en punta, es decir, con una pirámide superpuesta. En la simbología masónica estas tres formas representan también las tres posiciones que se pueden ir asumiendo dentro de la Logia: aprendiz, compañero y maestro; tal como eran los grados tradicionales de las hermandades obreras medievales.
Gaudí plasmó en la torre Bellesguard, también conocida como Casa Figueras, todo este simbolismo. La estructura del edificio, situado al pie de la sierra de Collserola y construido con piedra y ladrillo, está formada por un cubo coronado por una pirámide truncada.
La orden de los francmasones dice que "cada hombre debe tallar su piedra". Y es que esa piedra será tanto la piedra angular del templo como la piedra angular de la personalidad del masón. El trabajo ulterior de perfeccionamiento consistirá en superponer una pirámide al cubo.

LA CRUZ EN SEIS DIRECCIONES

Este elemento que se halla en la mayoría de proyectos y construcciones gaudinianas como una manera de obsesión, es una representación de un principio arraigado a sus creencias pero situado, al menos formalmente, dentro del campo de la Iglesia.
Gaudí utilizó dos técnicas para realizar las cruces en seis direcciones:
-La primera la podemos encontrar en el colegio de Santa Teresa de Barcelona y es un desarrollo evidente de la piedra cúbica; se trata de la proyección espacial de la piedra cúbica.
- En el Turú de las Menas del Park Güell figuran tres cruces que no son más que dos taus a las que se han superpuesto sendos cubos coronados por sus correspondientes pirámides. Estas taus indican las direcciones norte-sur y este-oeste y entrelazadas, nos indican los cuatro puntos cardinales. La tercera cruz, por su parte, es una flecha que indica una dirección ascendente.
Inicial de la palabra tierra, la tau es un símbolo de origen remoto que aparece en monumentos megalíticos de las islas Baleares en forma de taules (un pedestal sosteniendo una superficie pétrea).
Dentro de la francmasonería, la tau tiene un simbolismo preciso. Por una parte, representaría a Matusael, el hijo de Caín que crearía este símbolo para reconocer a sus descendientes y, por otro, sería el signo de reconocimiento que realizaría el oficiante con la mano derecha en la ceremonia de acceso al grado de Maestro.

LA X
Tiene una gran importancia en el simbolismo masónico. Este símbolo se encuentra en las bóvedas de la cripta de la Colonia Güell, donde está repetido hasta trece veces, y también en el pórtico del Nacimiento de la Sagrada Familia, en la cruz que corona el Árbol de la Vida, que muestra una descomunal X. Este símbolo se realiza sobre la base de un hexágono regular y éste forma el perímetro interior de dos triángulos equiláteros entrelazados, los cuales formarían la estrella de David, que sería la notación alquímica de los cuatro elementos básicos. El hexágono es una forma muy repetida en la obra de Gaudí, del cual incluso se puede extraer un cubo volumétrico si dividimos el hexágono en tres rombos. Cabe recordar que la X, además, es la notación alquímica del Crisol, un instrumento necesario para la obra hermética. Asimismo, la X también está relacionada por tradición con el apóstol Andrés, crucificado sobre esa forma.

EL PELÍCANO
Este animal, en otro tiempo símbolo de Cristo, lo podemos encontrar en el Museo de la Sagrada Familia y estaba destinado al Pórtico del Nacimiento. Una de las versiones más conocidas sobre la figura del pelícano es la que habla de que sentía un amor tan fuerte por sus hijos que, en el caso de pasar hambre, se abría el vientre con su propio pico para alimentarlos. Otra versión dice que, irritado porque sus crías le golpeaban con las alas, las mataba y luego, arreprentido, se suicidaba clavándose el pico en el vientre. En una última versión del tema se descarta el suicidio y que se clave el pico en el vientre y se habla de que sus lágrimas resucitan a sus crias muertas.
El grado 18 de la orden de los francmasones, denominado "grado Rosacruz", tiene como símbolo al pelícano en actitud de abrirse el vientre y rodeado de sus hijos; sobre su cabeza hay una cruz con una rosa roja incisa y la leyenda I.N.R.I.
El pelícano representa la chispa divina latente que anida en el hombre, su sangre es vehículo de vida y resurrección y su color es blanco, simbolizando la superación de la primera fase de la obra alquímica. La tercera fase supone pasar a través de la experiencia del rojo, que queda plasmada en la explosión de una gran rosa roja en el centro del pecho.

LA SALAMANDRA, LA SERPIENTE Y LAS LLAMAS

Del círculo situado en la escalinata de entrada al Park Güell se ha hecho una interpretación patriótico-nacionalista, pero no existe ninguna razón por la que Gaudí tuviera que hacer una demostración pública de una cosa secundaria en su jerarquía de aspiraciones y convicciones. Por esta razón, cabe hacer una interpretación hermética de la simbología de este elemento, que es la única integradora de todo el conjunto: una cabeza de serpiente situada en el centro de un gran disco, envuelta en llamas y éstas de agua.
Los hermetistas eran conocidos como "filósofos por el fuego" y su obra se basaba en ordenar el caos; como al principio de los tiempos la ruina y el mal se extendieron por el mundo por obra de la serpiente, para ordenar ese caos es necesario quemarla. Así, el círculo simboliza el caos, la oriflama es la llama que contiene el azufre y la serpiente es el espíritu mercurial.

EL LAGARTO

Es el animal que baja desde el atanor hasta el disco descrito anteriormente y que se ha interpretado como una salamandra, una iguana, incluso un cocodrilo, pero su característica más importante es su dorso sinuoso. Se trata de una imagen estática que sugiere una sensación de movimiento muy acusada, una nueva representación del mercurio originario, una reiteración de las funciones del atanor, es decir, obrar la separación, decantar las partes fijas del mineral de las volátiles.
Las escalinatas del Park Güell se nos presentan así como un paradigma hermético que contiene los principios de la obra y no en vano son muchos los textos alquímicos que insisten que toda la obra se realiza a través del mercurio.

EL ÁRBOL SECO Y EL ÁRBOL DE LA VIDA
El amor de Gaudí por la naturaleza estuvo siempre presente en toda su obra. Sus construcciones están llenas de elementos ornamentales que hacen referencia al reino vegetal. El simbolismo alquímico está repleto de imágenes relacionadas con la agricultura y el reino vegetal.
El Árbol Seco representa el símbolo de los metales reducidos de sus minerales y fundidos; la temperatura del horno les ha hecho perder vida y, por lo tanto, deben ser vivificados. En el Árbol Seco siempre existe una chispa de vida, aquella que puede hacer posible su resurrección; de hecho, siempre pueden verse en él algunas hojas que indican la posibilidad de que reverdezca de nuevo. La imagen del Árbol Seco fue colocada por Gaudí en sus obras capitales, representando una naturaleza vegetal petrificada que mantiene, sin embargo, un foco de vida. Muchas de estas imágenes se hallan en el Park Güell.
El Árbol de la Vida, como bien indica su nombre, es el árbol inmortal, el símbolo de la vida eterna. La representación iconográfica más reiterativa de esta clase de árbol es el ciprés. El arquitecto catalán lo sitúa en el centro del pórtico del Nacimiento de la Sagrada Familia, rodeado de palomas blancas, que a su vez, simbolizan las almas renovadas que ascienden hacia el cielo.

EL DRAGÓN ÍGNEO Y EL LABERINTO
La imagen del dragón es una constante en la obra de Gaudí. Ciertamente, es una imagen que asociamos de forma inmediata a la leyenda de Sant Jordi, patrón de Cataluña, pero, a diferencia de otros arquitectos modernistas, Gaudí lo representa siempre de forma solitaria. El dragón situado en la verja de los pabellones Güell está inspirado en "La Atlántida" de Verdaguer; se trata de un dragón encadenado que custodia el acceso al jardín de las Hespérides.
El dragón está ligado al simbolismo de la serpiente, no es otra cosa que una serpiente con alas que arroja llamas por la boca o la nariz. Los rosacruces introdujeron imágenes de caballeros que clavaban sus lanzas en dragones furiosos. Al analizar las características míticas de este animal, su ardor ígneo aparece como la representación de nuestros instintos más incontrolables. Vencer esta fuerza, dominar nuestro espíritu, supone la posibilidad de penetrar en los dominios del Ser.

jueves, 19 de agosto de 2010

Creciendo

Desde que inicié mi andadura en la defensa de los animales ha ido surgiendo en mí la necesidad de dar un paso más, de dejar de ser partícipe de ese sistema cruel y depredador del ser humano respecto a los animales. Hay una lucha diaria conmigo misma, para dejar de consumir todos los productos que deriven de un ser vivo. No es fácil, hay un habituamiento, una vida social, pero supongo y confío en que mi conciencia también vaya aumentando en exigencia y poco a poco vaya rechazando no sólo ideológicamente sino también por paladar, para poder ser fiel a mi misma y a lo que pienso. POr ello, dejo aquí la dirección de un foro donde hay una lista de blogs vegetarianos, por si ayudan a alguien más y a los que a partir de ahora visitaré con mucha frecuencia.

http://www.forovegetariano.org/foro/showthread.php?t=26327

lunes, 16 de agosto de 2010

La otra cara del Paraiso

LOS NIÑOS FUMIGADOS DE LA SOJA

Chicos rociados con agrotóxicos trabajan como banderas humanas


El viejo territorio de La Forestal, la empresa inglesa que arrasó con el quebracho colorado, embolsó millones de libras esterlinas en ganancias, convirtió bosques en desiertos, abandonó decenas de pueblos en el agujero negro de la desocupación y gozó de la complicidad de administraciones nacionales, provinciales y regionales durante más de ochenta años.

Las Petacas se llama el exacto escenario del segundo estado argentino donde los chicos son usados como señales para fumigar. Chicos que serán rociados con herbicidas y pesticidas mientras trabajan como postes, como banderas humanas y luego serán reemplazados por otros.

'Primero se comienza a fumigar en las esquinas, lo que se llama 'esquinero'.

Después, hay que contar 24 pasos hacia un costado desde el último lugar donde pasó el 'mosquito', desde el punto del medio de la máquina y pararse allí', dice uno de los chicos entre los catorce y dieciséis años de edad.

El 'mosquito' es una máquina que vuela bajo y 'riega' una nube de plaguicida.

Para que el conductor sepa dónde tiene que fumigar, los productores agropecuarios de la zona encontraron una solución económica: chicos de menos de 16 años, se paran con una bandera en el sitio a fumigar.

Los rocían con 'Randap' y a veces '2-4 D' (herbicidas usados sobre todo para cultivar soja). También tiran insecticidas y mata yuyos. Tienen un olor fuertísimo.

'A veces también ayudamos a cargar el tanque. Cuando hay viento en contra nos da la nube y nos moja toda la cara', describe el niño señal, el pibe que será contaminado, el número que apenas alguien tendrá en cuenta para un módico presupuesto de inversiones en el norte santafesino.

No hay protección de ningún tipo.

Y cuando señalan el campo para que pase el mosquito cobran entre veinte y veinticinco centavos la hectárea y cincuenta centavos cuando el plaguicida se esparce desde un tractor que 'va más lerdo', dice uno de los chicos.


'Con el 'mosquito' hacen 100 o 150 hectáreas por día. Se trabaja con dos banderilleros, uno para la ida y otro para la vuelta. Trabajamos desde que sale el sol hasta la nochecita. A veces nos dan de comer ahí y otras nos traen a casa, depende del productor', agregan los entrevistados.


Uno de los chicos dice que sabe que esos líquidos le puede hacer mal: 'Que tengamos cáncer', ejemplifica. 'Hace tres o cuatro años que trabajamos en esto. En los tiempos de calor hay que aguantárselo al rayo del sol y encima el olor de ese líquido te revienta la cabeza.


A veces me agarra dolor de cabeza en el medio del campo. Yo siempre llevo remera con cuello alto para taparme la cara y la cabeza', dicen las voces de los chicos envenenados.

-Nos buscan dos productores.

Cada uno tiene su gente, pero algunos no, porque usan banderillero satelital.

Hacemos un descanso al mediodía y caminamos 200 hectáreas por día.

No nos cansamos mucho porque estamos acostumbrados.

A mí me dolía la cabeza y temblaba todo. Fui al médico y me dijo que era por el trabajo que hacía, que estaba enfermo por eso', remarcan los niños.


El padre de los chicos ya no puede acompañar a sus hijos. No soporta más las hinchazones del estómago, contó. 'No tenemos otra opción. Necesitamos hacer cualquier trabajo', dice el papá cuando intenta explicar por qué sus hijos se exponen a semejante asesinato en etapas.

La Agrupación de Vecinos Autoconvocados de Las Petacas y la Fundación para la Defensa del Ambiente habían emplazado al presidente comunal Miguel Ángel Battistelli para que elabore un programa de erradicación de actividades contaminantes relacionadas con las explotaciones agropecuarias y el uso de agroquímicos.

No hubo avances.

Los chicos siguen de banderas.

Es en Las Petacas, norte profundo santafesino, donde todavía siguen vivas las garras de los continuadores de La Forestal.

Del periódico La Capital
8 de agosto de 2008

"Lo más terríble de todo esto, es que posiblemente si consiguiéramos que estos niños dejaran de ser utilizados como banderas, ellos mísmos podrían revolverse contra nosotros, pues podrían decir: "antes corríamos peligro de enfermar de una enfermedad mortal, pero ahora sin trabajo corremos el peligro de morirnos de hambre"
No sé donde está la solución desde aquí. Seguramente una Corte de justicia internacional contra las desigualdades, podría encontrar una salida. La impotencia es angustiante, pero mientras nosotros comemos, y ellos viven en la penuria.

lunes, 9 de agosto de 2010

Al sr Sabina que nos ha llamado catetos a todos los antitaurinos.


Cateto tú! Que lo que te une a la humanidad es tu carnét de individuo y lo que te separa de ella es precisamente tu falta de humanidad. Y a eso añadiría tu falta de democracia, por rechazar aquello que por ley se ha votado legalmente.

Se le dice cateto al que no sabe como tú, que el patrimonio cultural es otra cosa muy distinta a la tortura, tú que haces proselitismo de los últimos vestigios del circo romano, llamado corrida de toros.

Tú, que te crees por encima del bien y del mal, presumiendo de bandera de pirata.
Tú que confundes la denuncia de Goya en sus aguafuertes, con un homenaje a la tauromaquia.
Tú eres el cateto, que aún no te has enterado que lo de Catalunya no ha sido una cuestión política, sino el acuerdo legal de muchas personas con sensibilidad hacia el sufrimiento ajeno, que desean que este mundo sea un poco más cívico, menos violento, donde la sangre no sea el aderezo de su divertimento, ni el sufrimiento animal, el alma de su gozo.
Y por supuesto, donde no se considere fiesta nacional, ni sea identidad de su patria ante los ojos del mundo, el espectáculo cruel y atroz, de la tortura y muerte de un animal. Los españoles tenemos mucho más que ofrecer que vuestra barbarie, y es el amor a todos los seres vivos, en un mundo mucho más digno del que vuesas mercedes pintan.¿Quién es aquí el cateto?

Sr Sabina entérese: "Si el toreo es arte, el canibalismo es gastronomía", la pedofilia es amor, la lapidación es justicia y la corrupción empresariado.
Saben porqué vamos a ganar ésta guerra por la civilidad?
PORQUE EX TAURINOS HABEMOS MILES, EX ANTITAURINOS NINGUNO!!!
Alvaro Munera (ex torero, hoy luchador por los derechos humanos)strong>

domingo, 1 de agosto de 2010

La cansina polémica de confundir la libertad y la prohibición.

¡Estoy harta! Vale ya! Parece que en España hubiera dos tipos de personas. Los que razonan y argumentan y los que hablan de libertad , TRADICIÓN y cultura.

Como si el hecho de que el pueblo haya elegido con una ILP a sus parlamentarios, sus representantes , para que se tuviera en cuenta su opinión, fuera una coacción y no la auténtica libertad, aquella que ejerce la mayoría a través de su Parlamento.
Torturar en España es tradición y cultura, Esa es la imagen que algunos pretenden dar.
También fue tradición el circo romano, y cuando en el teatro los actores morían de verdad, y los musulmanes practicando la ablación por tradición y cultura, y el burka….

Unos argumentan humanidad, amor a los animales, educación, civilización, ética...Los otros, continúan parapetados detrás de la tradición. A medida que los voy oyendo me voy quedando de piedra. Quieren continuar matando en nombre de la belleza, mientras se sacan de la manga nuevos "supuestos" argumentos y empiezan a preguntarte si te gusta el foie, si comes carne, si te has vuelto antiespañola, en fin excusas que ya nada tienen que ver con el toro y tu auténtico sentimiento de acabar con la muerte lenta y agónica de un animal.

El argumento identitario por parte de los nacionalistas españoles, ya no se sostiene por ningún lado. Todos sabemos ahora, que en Canarias se había abolido los toros en 1991, además por un diputado del PP, pero hasta ahora se había ignorado, nadie se había inmutado y ningúna importancia se le dió. En Almena también se abolió hace 3 años. Y véte aquí, que los abolimos en Catalunya y España con la derecha a la cabeza, se nos echa encima acusándonos de nacionalistas y antiespañoles. ¿Por qué callaron cuando lo hicieron las otras comunidades? ¿Quién está usando la identidad para ir en contra de quién?

Aquí hay gente muy confundida.