lunes, 22 de febrero de 2010

Recordando a Machado






Muchos son los poemas que podríamos recordar de Machado, en este 71 año de su muerte, pero este sin duda es uno que me conmueve y se me heriza el vello cuando lo oigo más que recitado, bien dicho....

A UN OLMO SECO

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.





3 comentarios:

El Pinto dijo...

Lo bueno de Machado es que siempre aparece y como ahora resulta un placer.
Saluds

Charles A dijo...

Hacia tiempo que nopasaba por aquí, pero veo que sigue siendo un lugar maravilloso. Por cierto, estoy esperando todavía que me mandes alguna d tus excelentes post sobre libros leídos, para enlazarlo. Un saludo, Ah gracias por toda la información telefónica que das.

Silviacas dijo...

Completamente de acuerdo contigo Pinto.
A Charles: sería un placer para mí poder enviarte algún post sobre una nueva lectura, pero mi vida últimamente es tan densa, que no existe el hueco lector posible. Es lamentable tener que confesarlo, porque tengo empezados 3 libros y los tres están estancados en un pequeño tropiezo llamado "señalizador de lectura" que amablemente me regaló una amiga, que me indica dónde se quedó mi última mirada lectora...
Te aseguro que mi próximo comentario te lo dedicaré y estará haciendo honor a tus amables palabras en tu blog, en señal de amistad y agradecimiento.
Gracias a los dos por visitarme